34. Al oír Esaú las palabras de su padre, lanzó un grito fuerte y por extremo amargo, y dijo a su padre: «¡Bendíceme también a mí, padre mío!»




Visite nossa livraria



“E’ na dor que o amor se torna mais forte.” São Padre Pio de Pietrelcina