10. Después bajaron a Egipto, porque hubo un hambre general en Canaán. Allí permanecieron mientras encontraron comida. Allí se multiplicaron hasta hacerse un pueblo numeroso e incontable.




“Pense na felicidade que está reservada para nós no Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina