26. y luego, de mi piel de nuevo revestido, desde mi carne a Dios tengo que ver.




“Pense na felicidade que está reservada para nós no Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina