3. El que de vosotros pertenezca a su pueblo, que su Dios lo ayude y que vaya a Jerusalén, en Judá, a construir el templo del Señor, Dios de Israel, el Dios que está en Jerusalén.




“Vive-se de fé, não de sonhos.” São Padre Pio de Pietrelcina