11. Le prestaban atención porque les había tenido atónitos por mucho tiempo con sus artes mágicas.




“O homem sem Deus é um ser mutilado”. São Padre Pio de Pietrelcina