Fondare 281 Risultati per: ŅAcaso

  • ¬ŅPor qu√© se van a obstinar como lo hicieron Egipto y el Fara√≥n? ¬ŅNo tuvieron acaso que dejarlos partir cuando el Se√Īor se ensa√Ī√≥ con ellos? (I Samuel 6, 6)

  • Sa√ļl se enfureci√≥ contra Jonat√°n y le dijo: "¬°Hijo de una mala mujer! ¬ŅAcaso yo no s√© que t√ļ est√°s de parte del hijo de Jes√©, para verg√ľenza tuya y deshonra de tu madre? (I Samuel 20, 30)

  • ¬ŅAcaso me faltan locos para que encima me traigan a este a hacer aqu√≠ sus locuras? ¬ŅC√≥mo va a entrar en mi casa un hombre as√≠?". (I Samuel 21, 16)

  • Sa√ļl dijo a sus servidores: "¬°Escuchen, benjaminitas! ¬ŅAcaso el hijo de Jes√© tambi√©n les dar√° a todos ustedes campos y vi√Īas, y los har√° a todos jefes de mil y de cien hombres, (I Samuel 22, 7)

  • ¬ŅO acaso es esta la primera vez que consulto a Dios por √©l? ¬°No, lejos de m√≠! Que el rey no levante ning√ļn cargo contra su servidor ni contra toda su casa paterna, porque tu servidor no sab√≠a absolutamente nada de este asunto". (I Samuel 22, 15)

  • ¬ŅNo es √©l acaso ese David de quien dec√≠an, cantando y bailando: ‚ÄėSa√ļl ha matado a miles y David a decenas de miles‚Äô?". (I Samuel 29, 5)

  • Abner se enfureci√≥ por las palabras de Isbaal y replic√≥: "¬ŅAcaso yo soy un perro, de esos de Jud√°? Hasta hoy he procedido lealmente con la casa de tu padre Sa√ļl, con sus hermanos y amigos, y no te dej√© caer en manos de David. ¬°Y ahora t√ļ me recriminas a causa de esa mujer! (II Samuel 3, 8)

  • Y mientras caminaba entre los israelitas, ¬Ņacaso le dije a uno solo de los jefes de Israel, a los que mand√© apacentar a mi Pueblo: ‚Äė¬ŅPor qu√© no me han edificado una casa de cedro?‚Äô. (II Samuel 7, 7)

  • Pero ahora que est√° muerto, ¬ŅPara qu√© voy a ayunar? ¬ŅAcaso podr√© hacerlo volver? Yo ir√© hacia √©l, pero √©l no volver√° hacia m√≠". (II Samuel 12, 23)

  • Despu√©s de todo, ¬Ņa qui√©n voy a servir? ¬ŅNo es acaso a su hijo? Como estuve al servicio de tu padre, as√≠ te servir√© a ti". (II Samuel 16, 19)

  • Pero David replic√≥: "¬ŅQu√© tengo que ver yo con ustedes, hijos de Serui√°, para que hoy se comporten como adversarios m√≠os? Hoy nadie ser√° condenado a muerte en Israel. ¬ŅNo estoy acaso ahora seguro de ser el rey de Israel?". (II Samuel 19, 23)

  • Los hombres de Jud√° respondieron a los de Israel: "Es porque el rey est√° m√°s cerca de nosotros. ¬ŅPor qu√© se van a irritar a causa de esto? ¬ŅAcaso hemos comido a costa del rey o √©l nos ha concedido alg√ļn privilegio?". (II Samuel 19, 43)


‚Äú√Č sempre necess√°rio ir para a frente, nunca para tr√°s, na vida espiritual. O barco que p√°ra em vez de ir adiante √© empurrado para tr√°s pelo vento.‚ÄĚ S√£o Padre Pio de Pietrelcina