Talált 575 Eredmények: país

  • quedaos con nosotros y tendréis el país a vuestra disposición; quedaos a vivir en él, moveos con plena libertad y adquirid propiedades". (Génesis 34, 10)

  • "Estos hombres son gente de paz; que se queden a vivir con nosotros en el país y que se muevan en él con plena libertad, pues hay por todas partes espacio suficiente para ellos. Nosotros tomaremos a sus hijas por mujeres y a ellos les daremos las nuestras. (Génesis 34, 21)

  • Esaú tomó después a sus mujeres y a sus hijos e hijas y a todas las personas de su casa, todo su ganado y todos los bienes adquiridos por él en el país de Canaán, y se fue a otro país lejos de Jacob, su hermano, (Génesis 36, 6)

  • Hijos de Reuel, hijo de Esaú: Nájat, Zéraj, Samá y Mizá. Tales fueron los jefes de tribu, hijos de Reuel, en el país de Edón; son los hijos de Basemat, mujer de Esaú. (Génesis 36, 17)

  • Disón, Éser y Disán. Tales fueron los jefes de tribu de los hurritas, hijos de Seír, en el país de Edón. (Génesis 36, 21)

  • Éstos son los reyes que reinaron en el país de Edón antes de que sobre los israelitas reinara rey alguno. (Génesis 36, 31)

  • Murió Yobab y le sucedió Jusán, del país de Temán. (Génesis 36, 34)

  • Magdiel, Irán. Tales fueron los jefes de tribu de Edón por lugares en el país ocupado por ellos. Éste es Esaú, padre de Edón. (Génesis 36, 43)

  • Pues la verdad es que fui arrebatado del país de los hebreos y aquí tampoco he hecho nada para que se me meta en la cárcel". (Génesis 40, 15)

  • Luego vendrán siete años de hambre que harán olvidar toda la abundancia de Egipto; el hambre consumirá el país. (Génesis 41, 30)

  • Nombre también el Faraón intendentes para todo el país, que recauden la quinta parte de la cosecha de Egipto durante los siete años de abundancia, (Génesis 41, 34)

  • Estos víveres servirán al país de reserva para los siete años de hambre que vendrán en Egipto, y así el país no morirá de hambre". (Génesis 41, 36)


“Há duas razões principais para se orar com muita satisfação: primeiro para render a Deus a honra e a glória que Lhe são devidas. Segundo, para falar com São Padre Pio de Pietrelcina