Tal√°lt 3178 Eredm√©nyek: °pero

  • pero un manantial surg√≠a de la tierra y regaba toda la superficie del suelo. (G√©nesis 2, 6)

  • El hombre puso un nombre a todos los animales dom√©sticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo; pero entre ellos no encontr√≥ la ayuda adecuada. (G√©nesis 2, 20)

  • Los dos, el hombre y la mujer, estaban desnudos, pero no sent√≠an verg√ľenza. (G√©nesis 2, 25)

  • Pero respecto del √°rbol que est√° en medio del jard√≠n, Dios nos ha dicho: 'No coman de √©l ni lo toquen, porque de lo contrario quedar√°n sujetos a la muerte'". (G√©nesis 3, 3)

  • Pero el Se√Īor Dios llam√≥ al hombre y le dijo: "¬ŅD√≥nde est√°s?". (G√©nesis 3, 9)

  • pero no mir√≥ a Ca√≠n ni su ofrenda. Ca√≠n se mostr√≥ muy resentido y agach√≥ la cabeza. (G√©nesis 4, 5)

  • Si obras bien podr√°s mantenerla erguida; si obras mal, el pecado est√° agazapado a la puerta y te acecha, pero t√ļ debes dominarlo". (G√©nesis 4, 7)

  • Pero el Se√Īor le replic√≥: "¬ŅQu√© has hecho? ¬°Escucha! La sangre de tu hermano grita hacia m√≠ desde el suelo. (G√©nesis 4, 10)

  • Porque Ca√≠n ser√° vengado siete veces, pero Lamec lo ser√° setenta y siete". (G√©nesis 4, 24)

  • Pero No√© fue agradable a los ojos del Se√Īor. (G√©nesis 6, 8)

  • Pero la tierra estaba pervertida a los ojos de Dios y se hab√≠a llenado de violencia. (G√©nesis 6, 11)

  • Pero contigo establecer√© mi alianza: t√ļ entrar√°s en el arca con tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos. (G√©nesis 6, 18)


‚ÄúOs cora√ß√Ķes fortes e generosos n√£o se lamentam, a n√£o ser por grandes motivos e,ainda assim,n√£o permitem que tais motivos penetrem fundo no seu √≠ntimo.(P.e Pio) S√£o Padre Pio de Pietrelcina