15. cuatrocientas monedas de plata por un terreno, ¿no sería lo justo para ambos? Pues bien, sepulta a tu difunta.»




“Nunca se canse de rezar e de ensinar a rezar.” São Padre Pio de Pietrelcina