20. Dios favoreció a las parteras, y el pueblo siguió multiplicándose, llegando a ser muy poderoso.





“Mesmo a menor transgressão às leis de Deus será levada em conta.” São Padre Pio de Pietrelcina