8. Se encendió la ira de Yahveh contra Israel y los dejó a merced de Kusán Riseatáyim, rey de Edom, y los israelitas sirvieron a Kusán Riseatáyim durante ocho años.





“É preciso amar, amar e nada mais”. São Padre Pio de Pietrelcina