6. Se sentaron, y se pusieron a comer y beber los dos juntos. Luego el padre de la joven dijo al hombre: «Decídete, pasa aquí la noche y que se alegre tu corazón.»





“Deus nunca me recusou um pedido”. São Padre Pio de Pietrelcina