13. son olas salvajes del mar, que echan la espuma de su propia vergüenza, estrellas errantes a quienes está reservada la oscuridad de las tinieblas para siempre.





“Diante de Deus ajoelhe-se sempre.” São Padre Pio de Pietrelcina