21. Dijo luego el rey de Sodoma a Abram: «Dame las personas, y quédate con la hacienda.»




“Deus nunca me recusou um pedido”. São Padre Pio de Pietrelcina