4. Lo que dejó la oruga, lo devoró la langosta, lo que dejó la langosta, lo devoró el pulgón, lo que dejó el pulgón, lo devoró el roedor.





“O Anjo de Deus não nos abandona jamais.” São Padre Pio de Pietrelcina