pronađen 25 Rezultati za: profecía

  • Balaán pronunció esta profecía: "Balac me hace venir de Asiria, el rey de Moab, de los montes del este: Ven, maldíceme a Jacob, ven, amenaza a Israel. (Números 23, 7)

  • Balaán pronunció esta profecía: "Levántate, Balac, y escucha; pon atención, hijo de Sipor. (Números 23, 18)

  • y pronunció esta profecía: "Oráculo de Balaán, hijo de Beor, oráculo del hombre de mirada penetrante; (Números 24, 3)

  • Y pronunció esta profecía: "Oráculo de Balaán, hijo de Beor, oráculo del hombre de mirada penetrante; (Números 24, 15)

  • Balaán vio a Amalec y continuó su profecía: "Amalec: primicia de las naciones, pero su posteridad perecerá para siempre". (Números 24, 20)

  • El resto de la historia de Salomón, desde el principio al fin, está escrito en las crónicas de Natán, profeta, en la profecía de Ajías de Silo y en la visión de Idó, el vidente, sobre Jeroboán, hijo de Nabat. (II Crónicas 9, 29)

  • Derramaré la instrucción como profecía, y la transmitiré a las futuras generaciones. (Eclesiástico 24, 33)

  • Esto dice el Señor: Baja a la casa del rey de Judá y pronuncia allí esta profecía. (Jeremías 22, 1)

  • El profeta Jeremías dijo: "¡Amén! ¡El Señor haga que se cumplan las palabras de tu profecía, devolviendo de Babilonia a este lugar todos los utensilios del templo del Señor y a todos los cautivos! (Jeremías 28, 6)

  • Setenta semanas están fijadas sobre tu pueblo y tu ciudad santa, para poner fin al delito y a la injusticia, para perdonar los crímenes e instaurar una justicia eterna, para que se cumplan visión y profecía y para consagrar el lugar santísimo. (Daniel 9, 24)

  • Así se cumple en ellos la profecía de Isaías: Oiréis pero no entenderéis, miraréis pero no veréis. (Mateo 13, 14)

  • Éste tenía cuatro hijas solteras con el don de profecía. (Hechos 21, 9)


“Pobres e desafortunadas as almas que se envolvem no turbilhão de preocupações deste mundo. Quanto mais amam o mundo, mais suas paixões crescem, mais queimam de desejos, mais se tornam incapazes de atingir seus objetivos. E vêm, então, as inquietações, as impaciências e terríveis sofrimentos profundos, pois seus corações não palpitam com a caridade e o amor. Rezemos por essas almas desafortunadas e miseráveis, para que Jesus, em Sua infinita misericórdia, possa perdoá-las e conduzi-las a Ele.” São Padre Pio de Pietrelcina