11. ¿Quién puede conocer la fuerza de tu ira, quién teme la violencia de tu enojo?





“Agradeça sempre ao Pai eterno por sua infinita misericórdia”. São Padre Pio de Pietrelcina