6. Pues tendrán que temblar de espanto, porque Dios dispersa las fuerzas del agresor, y serán derrotados porque Dios los rechaza.





“Esforce-se, mesmo se for um pouco, mas sempre…” São Padre Pio de Pietrelcina