3. Murió Elimélek, el marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos.





“É preciso amar, amar e nada mais”. São Padre Pio de Pietrelcina