4. Lo que dejó la oruga, lo devoró la langosta, lo que dejó la langosta, lo devoró el pulgón, lo que dejó el pulgón, lo devoró el roedor.





“De que vale perder-se em vãos temores?” São Padre Pio de Pietrelcina