6. A la mañana siguiente, cuando José fue a verlos, los encontró deprimidos.





“Pense na felicidade que está reservada para nós no Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina