9. Como le preguntara quién era, ella le respondió: «Soy Rut, tu sirvienta. Tápame con tu manta, pues tú debes rescatarme.»





“Comunguemos com santo temor e com grande amor.” São Padre Pio de Pietrelcina