25. y un macho cabrío, como sacrificio por el pecado; además del holocausto perpetuo, de su oblación y su libación.




“Cada Missa lhe obtém um grau mais alto de gloria no Céu!” São Padre Pio de Pietrelcina