25. y un macho cabrío, como sacrificio por el pecado; además del holocausto perpetuo, de su oblación y su libación.




“O amor nada mais é do que o brilho de Deus nos homens”. São Padre Pio de Pietrelcina