18. Pero con todo, Nicanor, al tener noticia de la bravura de los hombres de Judas y del valor con que combatían por su patria, temía resolver la situación por la sangre.




“Vive-se de fé, não de sonhos.” São Padre Pio de Pietrelcina