47. El rey llamó entonces en su auxilio a los judíos, que se juntaron todos en torno a él y luego se diseminaron por la ciudad. Aquel día llegaron a matar hasta 100.000.




“A sua casa deve ser uma escada para o Céu”. São Padre Pio de Pietrelcina