13. Al levantar la vista, Abraham vio un carnero que tenía los cuernos enredados en una zarza. Entonces fue a tomar el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.





“Peçamos a São José o dom da perseverança até o final”. São Padre Pio de Pietrelcina