3. La Amada: Como un manzano entre los árboles silvestres, es mi amado entre los jóvenes: yo me senté a su sombra tan deseada y su fruto es dulce a mi paladar.





“A mansidão reprime a ira.” São Padre Pio de Pietrelcina