Löydetty 81 Tulokset: fariseos

  • El les hacía esta advertencia: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes.» (Marcos 8, 15)

  • Se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?» (Marcos 10, 2)

  • Y envían donde él algunos fariseos y herodianos, para cazarle en alguna palabra. (Marcos 12, 13)

  • Un día que estaba enseñando, había sentados algunos fariseos y doctores de la ley que habían venido de todos los pueblos de Galilea y Judea, y de Jerusalén. El poder del Señor le hacía obrar curaciones. (Lucas 5, 17)

  • Los escribas y fariseos empezaron a pensar: «¿Quién es éste, que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?» (Lucas 5, 21)

  • Los fariseos y sus escribas murmuraban diciendo a los discípulos: «¿Por qué coméis y bebéis con los publicanos y pecadores?» (Lucas 5, 30)

  • Ellos le dijeron: «Los discípulos de Juan ayunan frecuentemente y recitan oraciones, igual que los de los fariseos, pero los tuyos comen y beben.» (Lucas 5, 33)

  • Algunos de los fariseos dijeron: «¿Por qué hacéis lo que no es lícito en sábado?» (Lucas 6, 2)

  • Estaban al acecho los escribas y fariseos por si curaba en sábado, para encontrar de qué acusarle. (Lucas 6, 7)

  • Pero los fariseos y los legistas, al no aceptar el bautismo de él, frustraron el plan de Dios sobre ellos. (Lucas 7, 30)

  • Pero el Señor le dijo: «¡Bien! Vosotros, los fariseos, purificáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro estáis llenos de rapiña y maldad. (Lucas 11, 39)

  • Pero, ¡ay de vosotros, los fariseos, que pagáis el diezmo de la menta, de la ruda y de toda hortaliza, y dejáis a un lado la justicia y el amor a Dios! Esto es lo que había que practicar aunque sin omitir aquello. (Lucas 11, 42)


“Cada Missa lhe obtém um grau mais alto de gloria no Céu!” São Padre Pio de Pietrelcina