26. Al llegar a Jerusalén intentó juntarse con los discípulos, pero todos le tenían miedo, pues no creían que fuese realmente discípulo.





“Pense na felicidade que está reservada para nós no Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina