18. Al instante se le cayeron de los ojos una especie de escamas y empezó a ver. Se levantó y fue bautizado.





“Nunca se canse de rezar e de ensinar a rezar.” São Padre Pio de Pietrelcina