19. y un macho cabrío por el pecado, además del holocausto diario, con sus correspondientes ofrendas de pan y de vino.




“Apóie-se, como faz Nossa Senhora, à cruz de Jesus e nunca lhe faltará conforto”. São Padre Pio de Pietrelcina