19. Y añadirás: Esto dice el Señor: En el mismo lugar en que los perros han lamido la sangre de Nabot, lamerán también la tuya".





“Como é belo esperar!” São Padre Pio de Pietrelcina