22. Estaban ya lejos de la casa de Miká, cuando los hombres de las casas vecinas a la casa de Miká dieron la alarma y salieron en persecución de los danitas,





“Como é belo esperar!” São Padre Pio de Pietrelcina