67. e Isaac introdujo a Rebeca en la tienda, tomó a Rebeca, que pasó a ser su mujer, y él la amó. Así se consoló Isaac por la pérdida de su madre.




“É preciso amar, amar e nada mais”. São Padre Pio de Pietrelcina