48. y postrándome adoré a Yahveh, y bendije a Yahveh, el Dios de mi señor Abraham, que me había puesto en el buen camino para tomar a la hija del hermano de mi señor para su hijo.




“Vive-se de fé, não de sonhos.” São Padre Pio de Pietrelcina