8. Y llamó Dios al firmamento «cielos». Y atardeció y amaneció: día segundo.




“Tenhamos sempre horror ao pecado mortal e nunca deixemos de caminhar na estrada da santa eternidade.” São Padre Pio de Pietrelcina