8. Y llamó Dios al firmamento «cielos». Y atardeció y amaneció: día segundo.




“Não se aflija a ponto de perder a paz interior. Reze com perseverança, com confiança, com calma e serenidade.” São Padre Pio de Pietrelcina