8. Y llamó Dios al firmamento «cielos». Y atardeció y amaneció: día segundo.





“Feliz a alma que atinge o nível de perfeição que Deus deseja!” São Padre Pio de Pietrelcina