23. Y atardeció y amaneció: día quinto.




“Como é belo esperar!” São Padre Pio de Pietrelcina