23. Y atardeció y amaneció: día quinto.




“De que vale perder-se em vãos temores?” São Padre Pio de Pietrelcina