2. La tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo, y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas.




“Deus nunca me recusou um pedido”. São Padre Pio de Pietrelcina