16. Hizo Dios los dos luceros mayores; el lucero grande para el dominio del día, y el lucero pequeño para el dominio de la noche, y las estrellas;




“É preciso amar, amar e nada mais”. São Padre Pio de Pietrelcina