51. Cuando la Morada se desplace, los levitas la desarmarán; y cuando se detenga, la armarán. El extraño que se acerque, será castigado con la muerte.




“O trabalho é tão sagrado como a oração”. São Padre Pio de Pietrelcina