12. Por un muerto son siete días de duelo, pero por el tonto y el impío, son todos los días de su vida.





“Que Jesus o mergulhe no esplendor da Sua imortal juventude.” São Padre Pio de Pietrelcina