16. Por eso lloro yo, mis ojos se deshacen en lágrimas porque está lejos el consolador que reanime mi alma. Mis hijos están desolados porque sus enemigos triunfan.




“As almas! As almas! Se alguém soubesse o preço que custam”. São Padre Pio de Pietrelcina