16. Hizo, pues, Dios dos grandes lámparas: la más grande para presidir el día y la más chica para presidir la noche, e hizo también las estrellas.




“E’ na dor que o amor se torna mais forte.” São Padre Pio de Pietrelcina