18. Porque sabía que le habían entregado a Jesús por envidia.




“Comunguemos com santo temor e com grande amor.” São Padre Pio de Pietrelcina