6. Dichosos los hombres cuya fuerza está en ti, y las subidas en su corazón.





“Que Jesus o mergulhe no esplendor da Sua imortal juventude.” São Padre Pio de Pietrelcina