7. Sansón le respondió: «Si me amarraran con siete cuerdas de arco todavía frescas, sin dejarlas secar, me debilitaría y sería como un hombre cualquiera.»





“O amor nada mais é do que o brilho de Deus nos homens”. São Padre Pio de Pietrelcina