9. ¡Quién sabe! Quizás vuelva Dios y se arrepienta, se vuelva del ardor de su cólera, y no perezcamos.»





“O homem sem Deus é um ser mutilado”. São Padre Pio de Pietrelcina