1. Entonces él dio esta orden a su mayordomo: «Llena de víveres las talegas de estos hombres, cuanto quepa en ellas, y pones el dinero de cada uno en la boca de su talega.





“As almas! As almas! Se alguém soubesse o preço que custam”. São Padre Pio de Pietrelcina