7. La primera mano que se pondrá sobre él para darle muerte será la de los testigos, y luego la mano de todo el pueblo. Así harás desaparecer el mal de en medio de ti.





“O Anjo de Deus não nos abandona jamais.” São Padre Pio de Pietrelcina