11. ¡Que caiga sobre mis enemigos la confusión y el terror, y en un instante retrocedan avergonzados!





“Não se fixe voluntariamente naquilo que o inimigo da alma lhe apresenta.” São Padre Pio de Pietrelcina